EFE

El principal sindicato italiano reunió hoy a decenas de miles de personas en las calles de Roma para protestar contra la reforma laboral lanzada por el Gobierno de Matteo Renzi y advirtió que llegará por ello hasta la huelga general.

La líder de la Confederación General Italiana del Trabajo (CGIL), Susanna Camusso, lanzó la advertencia al final de una manifestación que el sindicato aseguró que ha reunido a un millón de personas, sin cifras oficiales de asistencia, en la Piazza San Giovanni.

"La jornada de hoy no es una meta. La CGIL está dispuesta a continuar su protesta para cambiar la "jobs act" y la política de este Gobierno también con la huelga general", anunció Camusso en un reto al Ejecutivo de Renzi y su reforma laboral.

"Continuaremos la lucha con huelgas articuladas", precisó la líder sindical, de quien se esperaba precisamente que indicara si sigue adelante con su intención de parar el país por la oposición que la CGIL exhibe a las políticas económicas del primer ministro y líder del Partido Demócrata (PD).

La marcha de hoy comenzó desde Piazza della Repubblica y Piazza dei Partigiani hacia las 09:00 horas locales (07:00 GMT) con el objetivo de reunirse en la Piazza San Giovanni, ante la basílica de San Juan de Letrán, icónico lugar de manifestación para la izquierda italiana.

Camusso recordó durante la marcha que su movimiento continuará con su iniciativa contra la reforma laboral "de todas las formas necesarias".

La líder sindical desfiló detrás de una pancarta con el lema "Trabajo, dignidad, igualdad para cambiar Italia" y algunos manifestantes que partieron desde la Piazza dei Partigiani exhibían una pancarta con el texto "Articolo 18 giù le mani", en alusión a su reivindicación a que no se toque ese artículo del Estatuto de los Trabajadores.

Entre los puntos más polémicos de la reforma laboral de Renzi está la modificación del Artículo 18 del Estatuto de los Trabajadores del 20 de mayo de 1970, que protege a los profesionales de empresas con más de 15 empleados contra los despidos improcedentes y avala su derecho a obtener una indemnización o a ser reintegrados en su empleo.

EFE