Myriam Fefer: Todos los actores del sonado caso policial

Eva Bracamonte acaba de ganar una importante batalla judicial por el presunto asesinato de su madre Myriam Fefer. Aquí un repaso por todos aquellos personajes involucrados en un caso que se extendió por nueve años y que, sin embargo, sigue sin resolverse.
Caso Fefer | Fuente: RPP

Eva Bracamonte Fefer, hasta hace algunas horas acusada de parricidio en contra de Myriam Fefer, su madre, fue absuelta por la supuesta participación en el asesinato que data del 15 de agosto del año 2006.

Este largo proceso que tiene más de ocho años donde se han tejido y destejido hipótesis parece encontrar su fin con esta resolución y tras casi tres horas de lectura de sentencia, el Colegiado B de la Segunda Sala Penal para Reos en Cárcel de Lima resolvió por mayoría absolver a la joven como autora intelectual del crimen de su madre.

La fiscalía apelará la sentencia, pero definitivamente es una gran victoria para la lucha judicial que ha llevado durante 9 años. 

Por su parte, a su salida de la audiencia Eva agradeció a Dios y a su madre y sostuvo que este fallo absolutorio la ha hecho volver a confiar en la justicia. 

Antes de irme solo quiero decir que estoy muy agradecida a Dios y mi madre (..) En cuanto a la apelación me tendré que seguir defendiendo, pero definitivamente una absolución después de tantos años significa un respiro y significa que he vuelto a confiar en la justicia".

De todos modos, el móvil del crimen sigue sin resolverse ¿Si Eva no mandó matar a su madre quién lo hizo? 

Sigue aquí una cronología del sonado caso policial.  

 

La empresaria de origen judío siempre fue una mujer de glamour, tenía muchos amigos pero también enemigos. Testigos aseguran que la relación con sus hijos era buena pero había otras personas en su familia a quienes odiaba, uno de ellos el hermano de su padre Enrique Fefer, con quien discutía por el dominio de una cuenta en EEUU. El día en que la asesinaron ahorcándola con un cable de computadora estaba vestida con su pijama y las uñas recién pintadas. Luchó hasta el final con su asesino, se aferró cuanto pudo a la vida pero no pudo con la fuerza de un hombre que ahora está en prisión. Su crimen sigue siendo un misterio. | Fuente: RPP
Eva Bracamonte afrontó su juicio en prisión desde el 2009. En el 2012, tras permanecer 36 meses con prisión preventiva tanto ella como Liliana Mannarelli salen porque no se había dado sentencia hasta ese momento. Ambas afrontarían el juicio en libertad. Sin embargo, el 15 de octubre del 2012 fue sentenciada a 30 años, por lo que tuvo que volver a estar tras las rejas. Posteriormente, una sentencia de la Corte Suprema anularía la pena y ordenaría un nuevo juicio. | Fuente: RPP
Hubo momentos en los que la joven no aguantó la presión y rompió en llanto al intentar defenderse de las acusaciones que venían principalmente de su hermano Ariel. | Fuente: RPP
Momento crítico. Eva y Liliana quienes afrontaban juntas el proceso, tuvieron que separarse luego de que la justicia absolviera a Liliana por el asesinato de Miryam Fefer, mientras que a Eva la condenaron a 30 años de prisión. Luego la Corte Suprema de Justicia se encargaría de anular dicha sentencia al considerar que la fiscalía no había probado el móvil del crimen, y ordenaría que se inicie un nuevo proceso que se dio en 2014. | Fuente: RPP
La amiga fiel e inseparable de la hija de Myriam Fefer. Liliana fue acusada de haber planificado junto a Eva el asesinato en el 2006 para quedarse con la fortuna que heredaría la nieta de Enrique Fefer. La fiscalía sostenía que Castro Mannarelli se benefició con la muerte de la madre de Eva y Ariel porque desde que ocurrió el crimen su vida cambió, y pasó de ser una simple mesera, a ser propietaria del 50% de las acciones de una de las empresas de Fefer. | Fuente: RPP
Ariel siempre culpó a su hermana por el asesinato de su madre. La relación entre ambos de pequeños fue buena, pero las cosas cambiaron cuando comenzaron a tener parejas. | Fuente: RPP
Sin embargo, Ariel parecía pasarla bien mientras su hermana afrontaba un proceso por asesinato, incluso participó en un conocido programa de bailes, hecho que fue criticado por la opinión pública. | Fuente: RPP
Debe ser muy difícil tener a dos hijos enfrentados por el asesinato de su madre, pero desde un principio Marco Bracamonte tomó partido por su hija Eva, y siempre pidió a Ariel que dejara de acusar a su hermana. Ariel fue claro en señalar que no tiene ninguna relación con su padre.
Alejandro Trujillo Ospina, delicuente colombiano conocido como "El payaso" es el asesino confeso de Myriam Fefer. En un principio y tras ser extraditado desde Argentina sostuvo que Eva Bracamonte le ordenó que matara a su progenitora, aunque luego lo negó. Las declaraciones contradictorias de "El payaso", complicaron el caso, sobre todo porque nunca existió un correo o comunicación directa con la joven. En la reconstrucción del crimen detalló con sangre fría cómo ingresó al domicilio ubicado en San Isidro y mató a Myriam. | Fuente: RPP
Juan Antonio Abarzúa, periodista argentino, fue una pieza clave para dar con el asesino de Fefer. Abarzúa cuenta que se interesó por el tema cuando un policía del penal de Salta le contó que había un delincuente colombiano (El payaso) en el presidio que se ufanaba de haber asesinado a una millonaria peruana a cambio de dinero. Sin embargo, cuando fue a entrevistarse con el sujeto este le dijo que él no lo había hecho pero que sabía que el asesinato fue ordenado por un familiar. Era evidente que Trujillo Ospina se cuidaba de no ser acusado por asesinato en Perú. | Fuente: Captura Frecuencia Latina
Julio Moscol afirmó haber tenido una relación sentimental con Ariel Bracamonte, aunque luego lo negara, sin embargo el mismo Ariel Bracamonte aseguró que sí fue su pareja. Eva dijo que supo que Moscol estuvo en casa el día del asesinato de su madre, aunque reconoció que no lo vio. Participó como testigo en el juicio. | Fuente: RPP
Simeón Huarcaya, era empleado de la casa de los Fefer y reconoció que el día del asesinato olvidó cerrar bien una puerta. Afirmó en juicio que la relación de los hijos con su madre era normal y dio cuenta también que la empresaria de origen israelí recibía constantes amenazas que le dejaban extraños debajo de la puerta. | Fuente: RPP
Lucía Mendoza Yllesca era empleada del hogar y mujer de confianza de Myriam Fefer. Los hermanos Bracamonte la querían hasta que tras la muerte de Fefer ella decidió retirarse ya que la relación entre los jóvenes se deterioró. Aseguró que Eva Bracamonte era inocente pues nunca dejó notar ningún interés económico, tanto así que decidió que su hermano heredará la mayor parte de la herencia de su madre pues ella ya recibía la herencia que le había destinado su abuelo. | Fuente: RPP


¿Qué opinas?