Inversi

El trabajo infantil doméstico es el conjunto de actividades realizadas por personas menores de 18 años en hogares de terceros.

Las y los trabajadores infantiles domésticos son a menudo explotados y, en algunos casos, las condiciones de trabajo son peligrosas: tienen poco descanso, se les priva de tener tiempo de esparcimiento, no tienen afecto ni apoyo emocional y muchas no reciben salario.

“El trabajo infantil doméstico impide el acceso, rendimiento y permanencia en la escuela y se lleva a cabo en condiciones que afectan el desarrollo educativo, psicológico, físico, moral o social. Un niño o niña que trabaja limita su desarrollo”, dijo Sofia Mauricio, del Consejo Directivo de la Asociación Grupo de Trabajo Redes y coordinadora de la Casa de Panchita.

Asimismo indicó que los menores que realizan trabajo doméstico se ven afectados porque muchos estudian en la noche y es un riesgo porque pierden comunicación con sus familias y se arriesgan a peligros.

“Muchas personas contratan a niños para que cuiden a sus hijos recién nacidos y es un doble riesgo, no se les puede dar ese tipo de responsabilidades. El lugar de los niños es la escuela, es necesario que estudien para tener un mejor futuro”, agregó Mauricio.

¿A qué se exponen los niños y niñas que trabajan?
•    Muchas asisten a la escuela pero en turnos nocturnos en los que reciben menos horas de formación y de calidad inferior.
•    Se ven expuestas a muchos riesgos de asaltos y sufren el asedio de personas adultas de mal vivir.
•    Se presentan casos de niñas y adolescentes que no les permiten asistir a la escuela, no tienen espacio para la recreación y soportan largas y extenuantes jornadas de trabajo, superiores a lo que sus débiles fuerzas les permiten.
•    El enojo de los patrones es expresado con maltratos físicos y psicológicos y en muchos casos las niñas son víctimas de acoso y abuso sexual por parte de los jefes de hogar o hijos varones de éstos.