Al menos tres muertos, más de 26 heridos y 30 detenidos dejaron las protestas en Caracas contra el gobierno venezolano.

Los estudiantes marcharon contra la inseguridad, la inflación y la carencia de productos básicos. Estos hechos provocaron escenas muy fuertes. Tras cuatro horas de marcha, los estudiantes y líderes opositores llegaron hasta la Fiscalía General solicitando la libertad de 14 estudiantes detenidos.

A la llegada de la policía, llovieron disparos y gritos.