Después de una semana de protestas edtudiantes para solicitar democracia, la tensión estalló en Hong Kong donde miles de personas se enfrentaron a la Policía quienes por primera vez usaron gases lacrimógenos y gas pimienta contra los estudiantes.

La indignación por la acciones policiales llevó a que miles de personas se solidaricen con ellos y se planten en el distrito de Admiralty, donde se ubica el complejo del Gobierno regional del Hong Kong.

Los estudiantes de Hong Kong han protagonizado una semana de huelgas y protestas masivas para exigir el sufragio universal.

Por el momento, muchos de ellos están sentados o durmiendo en las calles, mientras que los policías forman barreras ante edificios. Lugares cercanos como bancos, escuelas y algunos negocios están cerrados.