Abimael Guzmán
La defensa del cabecilla terrorista presentó un habeas corpus a fin de que deje la prisión por riesgo de contagio de la COVID-19. | Fuente: Andina

El presidente del Poder Judicial, José Luis Lecaros, afirmó que el hecho de que un juez admitiera a trámite una demanda de habeas corpus que interpuso la defensa de Abimael Guzmán, cabecilla de la organización terrorista Sendero Luminoso, no significa que esta será declarada fundada.

Según explicó, Guzmán tiene todo el derecho de presentar los recursos que su defensa vea por conveniente, como cualquier ciudadano peruano, amparado por la Constitución Política del Perú.

"El hecho de que haya sido admitida la demanda, no quiere decir en lo absoluto que tenga que ser declarada fundada en su oportunidad (…) Es un trámite procesal, que repito y aclaro enfáticamente, de ninguna manera quiere decir que el señor Guzmán tenga que salir del penal”, dijo el titular del Poder Judicial a TV Perú.

Recurso será resuelto en su momento

En esa línea, Lecaros indicó que los jueces, en su momento, serán quienes resuelvan lo conveniente respecto a si es que realmente se están afectando o no los derechos fundamentales de Guzmán.

Agregó que la defensa del cabecilla terrorista interpuso la demanda con el alegato de que se puede contagiar del nuevo coronavirus en el penal de la Base Naval del Callao, donde purga una sentencia de cadena perpetua.

Habeas corpus

El habeas corpus fue admitido por la Sala Mixta de Emergencia de la Corte Superior de Justicia de Lima. Este recurso fue interpuesto contra el presidente del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), por una “amenaza cierta e inminente a su derecho a la vida y a la salud” de Guzmán, según un oficio dirigido al director del penal por el juez Ángel Romaní Vivanco.

En el documento se pide que se informe respecto a que si el personal de la Marina que resguarda al sentenciado se encuentra o no infectado por la COVID-19. Además, en el oficio se solicita que se informe si se han tomado medidas para evitar los efectos de la pandemia en el centro de reclusión a cargo de la Marina de Guerra.

Andina