Las aves eran inyectadas con agua para que su peso suba entre 400 y 500 gramos. | Fuente: RPP

Agentes de la Policía Nacional intervinieron esta madrugada varias avícolas clandestinas ubicadas a la altura del kilómetro 9 de la Carretera Central, en Ate. En estos locales, inescrupulosos comerciantes inflaban pollos con agua para que pesen más.

En diálogo con RPP Noticias, el coronel PNP Víctor Montoya, de la Dirección de Seguridad del Estado, dijo que en la operación se incautaron aparatos artesanales con los que los encargados inyectaban agua a las aves.

Según el alto mando, con esta modalidad, conseguían que cada pollo pese entre 400 y 500 gramos más. “Estas personas trabajaban en pésimas condiciones de higiene y no se sabe si el agua que usaban es apta para el consumo humano”, alertó.

Montoya detalló que los pollos inflados de estas avícolas clandestinas se distribuían no solo en Ate sino en todo el Cono Este de la capital, “hasta Chosica y Chaclacayo”.

El coronel PNP aseguró que estas avícolas ya habían sido cerradas, pero volvieron a atender. La autoridad informó que los propietarios de estos negocios, aún no identificados, serán multados y se les denunciará por el delito contra la salud pública.


¿Qué opinas?