La boca del túnel fue descubierta en un área rodeada de viviendas, en la avenida Santa Rosa. | Fuente: RPP

El túnel de 230 metros de longitud hallado este lunes fue construido para sacar del penal Miguel Castro Castro a una organización criminal con miembros de diversas nacionalidades que se dedicaba al tráfico de drogas, confirmó la Policía Nacional.

La banda, que estaba conformada por un serbio, un mexicano y un colombiano, pagó medio millón de dólares por la construcción.

El coronel Luis Flores, jefe de Inteligencia de la Dirección de Investigación Criminal (Dirincri), precisó que  excavación permite avanzar de pie hasta 180 metros de distancia, otros 30 metros agachado y, finalmente, unos 20 más rampando.

Asimismo, indicó que se trata de una construcción artesanal "muy rústica y peligrosa", pues solo unas tablas de madera sostienen la estructura.

También contó que el túnel estaba planificado para llegar hasta el patio de comidas del establecimiento penitenciario y beneficiar no solo a la mencionada organización, sino también a los demás internos.

"Estaba direccionado a la parte de un restaurante, al patio de comidas del penal... Se iban a beneficiar los narcotraficantes principalmente, pero iba ser una puerta abierta para que puedan salir muchos más internos", dijo.

Otro de los detalles que reveló es que si bien la excavación demoró 10 meses, estaba siendo planeada desde el año pasado.

La boca del túnel fue descubierta en un área que agrupa un conjunto de viviendas en la cuadra 8 de la avenida Santa Rosa, ubicada a pocos metros centro penitenciario, en San Juan de Lurigancho

Los ejecutores de esta obra "aprovecharon que es un corralón, hicieron toda una estrutura metálica y estaba bien camuflado. En el día hacían su trabajo y en la noche sacaban la arena que extraían con vehículos", agrega.