El Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables condenó el feminicidio y pidió una sanción ejemplar para el atacante. | Fuente: RPP

La joven madre Andrea Rivera Sánchez (25) murió esta tarde en el Hospital Casimiro Ulloa, en Miraflores, víctima de las profundas heridas que le profirió en el cuello su expareja Jean Piero Castro (38).

El sujeto -de nacionalidad venezolana- degolló a la mujer en su propia casa, en Chorrillos, en presencia de sus hijos, de 1 y 7 años, que quedaron en estado de shock. Consumado el brutal ataque, el extranjero intentó suicidarse ingiriendo veneno.

La víctima fue encontrada por sus familiares en medio de un charco de sangre, pero con vida. Fue trasladada de emergencia al mentado hospital, pero los médicos no le daban muchas esperanzas de sobrevivir debido a la profunda herida y a la gran pérdida de sangre. Finalmente, sus pronósticos se cumplieron.

El agresor no murió por el veneno ingerido y fue trasladado de emergencia al mismo hospital que su víctima, donde fue salvado tras realizarle un lavado gástrico. Ahora deberá afrontar un proceso por feminicidio.

A través de su cuenta en Twitter, el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables condenó el feminicidio y pidió “una sanción ejemplar para el agresor, quien se encuentra en hospital con custodia policial”.

“Continuaremos la atención a familia de víctima y velaremos por la integridad de sus menores hijos”, adelantó la institución en la mencionada red social.


¿Qué opinas?