Aunque lleva apenas nueve meses en la WWE, Ronda Rousey ya es una de las superestrellas del mundo de la Lucha. Un claro ejemplo sucedió este sábado en el en Super Show-Down 2018, en donde la peleadora estadounidense se lució ante el Escuadrón Riott con una inesperada doble rendición.

Ronda Rousey tuvo un mal comienzo debido a la falta de comunicación con Nicky Bella. Sin embargo, en la recta final de la pelea se lució al aplicar su famoso ‘ambar’ a una de sus contrincantes en el evento que se realizó en Australia.

Luego, Rousey le dio la victoria a su equipo al realizar la inesperada doble rendición, al mismo tiempo, a Liv Morgan y Sarah Logan. Así la ex campeona de la UFC recibió la ovación del público australiano y sumó un nuevo triunfo en su etapa en la WWE.

¿Qué opinas?