La pelea estuvo pactada sin reglas | Fuente: WWE

En una lucha sin descalificación, se resolvió la rivalidad de años entre Triple H y Batista, con el triunfo del primero en “la ventana de los inmortales”, WrestleMania 35.

El combate fue muy violento e involucró el uso de herramientas como cadenas, tenazas, y hasta un alicate con el que “El Juego” arrancó un piercing que Batista llevaba en la nariz. Abundaron los sillazos y azotones en una lucha que se esperaba que fuese lenta, pero muy entretenida gracias a la brutalidad que imprimieron en sus movidas ambos gladiadores.

Este combate representa el regreso de Batista a la acción sobre el ring, tras su salida de la empresa hace años. Batista se alejó de la lucha libre para perseguir exitosamente una carrera en el mundo del cine, donde su papel mas conocido es el de Drax El Destructor en Guardianes de la Galaxia de Marvel Studios.

La lucha finalizó de manera sorpresiva tras la intervención del legendario “Nature Boy” Ric Flair, el mismo que había sido agredido hace semanas por Batista. Flair entregó una comba a Triple H y distrajo a Batista, tras lo cual “El Juego” aprovecho y golpeó en la cabeza al “animal” para luego rematarlo con un pedigree.

Puedes revisar la cobertura especial de ProGamer de WrestleMania 35 en el siguiente enlace.

¿Qué te pareció la lucha?

¿Qué opinas?