Estados Unidos
Estados Unidos, de largo el país más afectado, suma más de 1,7 millones de contagiados. | Fuente: EFE

Estados Unidos y Brasil registraron más de mil muertos en 24 horas cada uno, en un continente americano donde la pandemia de la COVID-19 sigue progresando rápidamente, a diferencia de Europa, que sigue su lento retorno a la normalidad.

Estados Unidos, de largo el país más afectado, con más de 1,7 millones de casos, había registrado menos de 700 muertes diarias durante tres días, pero la curva comenzó a aumentar nuevamente el miércoles y el jueves, con 1 401 y 1 297 fallecidos, lo que elevó la cifra de decesos a más de 100 000.

Después de tuitear y retuitear más de cuarenta veces desde que se cruzó este umbral sin hacer ninguna mención a las víctimas, el presidente Donald Trump expresó sus condolencias el jueves a los familiares de los fallecidos por la pandemia.

Brasil también registró el jueves por sexto día consecutivo más de mil muertes en 24 horas e informó de 26 417 contagios más, lo que eleva la cifra a cerca de 440 000, aunque el número de casos, según los científicos, podría ser hasta 15 veces mayor.

Mientras Europa respira un poco más tranquila, a América del Sur le falta el aire. Países como Chile y Perú registraron el jueves cifras diarias récords: el primero por el número de muertos (49), y el segundo de casos (5 874).

Sin embargo, algunos países están mejorando, como Bolivia (alrededor de 300 muertes y 5.400 casos), hasta el punto de anunciar el jueves una relajación de las medidas de confinamiento a partir del lunes.

La reactivación de la económica a veces se enfrenta al temor a una segunda ola de contagios, como en este balneario en el sur de Inglaterra: "¡No vengas a Margate!", dice un grupo de comerciantes aterrorizados ante un posible rebrote.

Un temor desatado en Asia, el primer continente golpeado por la pandemia y que parecía dejarla atrás, donde han aparecido dos nuevos brotes.

Europa dio el jueves otro paso en su desconfinamiento. El gobierno francés autorizó, desde el martes, la reapertura de los parques, bares y restaurantes, cerrados desde mediados de marzo, con ciertas restricciones, especialmente en París y sus alrededores. (AFP)