Anderson se declaró culpable del delito contra la propiedad.
Anderson se declaró culpable del delito contra la propiedad. | Fuente: Oficina del Sheriff del Condado de Jefferson

D’Adrien Anderson es un joven de 24 años que se sumó al desafío viral de grabarse lamiendo un recipiente de helado nuevo y colocarlo de vuelta en la nevera de un supermercado, en su caso, una tienda de Walmart en Texas, Estados Unidos.

Su "inocente" broma, que compartió en redes sociales, le ha significado ser arrestado, condenado a 30 días de prisión y a 100 horas de trabajo no remunerado, a pesar de que en las cámaras de seguridad se observa que termina por comprar el helado que había lamido.

Esa no será la única sanción para el joven, puesto que, también tendrá que pagar una multa de US$1000 y US$1565 a la empresa productora del helado involucrado en el video viral.

El video del incidente, que ocurrió el pasado 26 de agosto del 2019, en Porth Arthur, a unos 145 kilómetros al este de Houston, lo muestra abriendo el recipiente, lamiendo el helado y luego colocándolo de vuelta en uno de los estantes de la nevera. Cuando se acercó a la tienda a mostrar el recibo que probaba que compró el pote de helado ya era muy tarde: la grabación había llegado hasta la Policía.

“Tomamos esto muy en serio. Sé que el fiscal del distrito lo toma muy en serio también, así que esperamos reunir, en las próximas 24 horas, todas las evidencias para llevarlas a la oficina del fiscal del distrito”, indicó el detective Mike Herbert del Departamento de Policía de Port Arthur a la cadena KFDM/Fox 4.

En defensa del joven, su padre aseguró que este solo buscaba conseguir “me gusta” en Facebook, sin embargo, eso no lo libró de haber cometido un delito menor de clase A, que conlleva a una pena máxima de un año de prisión y multas que pueden llegar hasta los US$4 000.

WALMART SE PRONUNCIA

La cadena de supermercados emitió un comunicado de prensa que señalaba que si un cliente detectaba un alimento alterado o adulterado movilizaría “rápidamente a las fuerzas del orden para identificar, aprehender y procesar legalmente” a quienes piensen que es una broma.

En tanto, Blue Bell Creameries, fabricante del helado involucrado en el video, aseguró que reemplazó todos los recipientes que se encontraban en la nevera durante el momento de la broma, como medida de precaución, lo que le supuso una pérdida de US$1565. Finalmente, Anderson se declaró culpable del delito contra la propiedad.