Un bombero trata de apagar un incendio en Corona, California (Estados Unidos) | Fuente: EFE | Fotógrafo: DAVID MCNEW

La muerte de un mecánico que trabajaba en la compañía de bomberos en California (Estados Unidos) elevó a 10 el total de fallecidos en los incendios, que arrasaron con miles de hectáreas y obligaron a la evacuación de comunidades enteras.

El Departamento Forestal y de Protección Contra Incendios de California (Cal Fire) detalló que el hombre falleció cuando su vehículo se salió de la carretera en el condado de Tehama y se estrelló contra un árbol.

"Carr arde en un terreno empinado e inaccesible" y "representa un desafío mayor para los esfuerzos de los bomberos", indicó Cal Fire en su reporte matutino, destacando el calor y la baja humedad en una zona de pasto, maleza y madera que hace que "la probabilidad de crecimiento de incendios aumente".

Las autoridades de Redding divulgaron fotos aéreas que muestran cuadras enteras devastadas por el fuego que ardía desde un bosque vecino, así como casas vueltas escombros con una que otra piscina de sobreviviente.

El mayor incendio de la historia de California, el Mendocino Complex, quemó hasta ahora 123 mil 187 hectáreas, casi el área de la ciudad de Los Ángeles. Conformado por dos focos ígneos, Ranch y River, los bomberos indicaron que está contenido en 51%.

Los mayores avances se lograron en River, controlado en 51%. Ranch "tuvo actividad moderada" en la madrugada y los bomberos indicaron que lograron avances. Está en 48%.

Los bomberos intentan controlar una quemadura cuando el incendio de Carr continúa extendiéndose hacia las ciudades de Douglas City y Lewiston cerca de Redding, California | Fuente: AFP | Fotógrafo: MARK RALSTON

Más evacuados

El Holy Fire afectó un área de casi 4,000 hectáreas del bosque nacional Cleveland, a 130 km de Los Ángeles, y obligó a la evacuación de un área con 7,000 hogares y 20,500 personas. La Cruz Roja instaló un refugio en el gimnasio de la secundaria Temescal Canyon en Lake Elsinore, una de las comunidades afectadas por el fuego que azota los condados de Riverside y Orange.

Había grandes cantidades de agua potable, comida y cargadores disponibles para los afectados que iban instalándose en catres verdes.

"No tenemos idea de cuándo podremos volver, pero tenemos una cámara en el techo de nuestro vecino y cuando me levanté esta mañana la revisé y vi que nuestros hogares están bien. Hay mucho humo claro por todo el vecindario, pero hasta ahora todo luce bien", dijo a la AFP Lisa Mensik, una de las evacuadas.

"Habíamos empacado nuestras cosas de valor en los autos, que colocamos en la calzada, esperando la evacuación obligatoria en cualquier momento porque se estaba acercando al barrio. Una vez que salió la orden ya estábamos listos", señaló por su parte su esposo, Thomas Mensik.

(Información de AFP).

0 Comentarios
¿Qué opinas?