Bachelet exigió una investigación "independiente" por el asesinato de militar detenido en Venezuela

La alta comisaria de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, expresó su "profunda preocupación" por la muerte bajo custodia del capitán de corbeta de la Armada venezolana Rafael Acosta.

Michelle Bachelet durante un evento en Caracas, Venezuela. | Fuente: Foto: AFP

La alta comisaria de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, expresó su "profunda preocupación" por la muerte bajo custodia del capitán de corbeta de la Armada venezolana retirado Rafael Acosta, y pidió una investigación "independiente, imparcial y transparente" de este suceso.

Su caso puede constituir una desaparición forzada, prohibida bajo la ley internacional, ya que su familia y abogados no fueron informados durante días de su paradero, y se sospecha que Acosta sufrió torturas durante su detención, denunció la oficina que dirige la expresidenta chilena en un comunicado.

"Recuerdo a las autoridades venezolanas que son responsables de la vida, y de la integridad física y psicológica de todas las personas privadas de libertad", señaló Bachelet, quien insistió en una investigación imparcial "para facilitar que se lleve ante la justicia a los responsables" de la muerte de Acosta.

Acosta fue detenido el 21 de junio por hombres armados sin identificar y estuvo en paradero desconocido durante siete días, hasta que el 28 de junio fue llevado ante un tribunal militar junto a otros cuatro militares y dos exfuncionarios de seguridad acusados de conspirar para asesinar al presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Pide medidas para prevenir la reincidencia de la tortura

Según su abogado, el capitán retirado se presentó ante el juez en silla de ruedas, fue incapaz de hablar y mostraba claros signos de haber sido torturado, por lo que el juez lo mandó a un hospital militar, donde murió en la madrugada del 29 de junio.

Bachelet dijo tener en cuenta que dos miembros de la Dirección General de Contrainteligencia Militar han sido procesados por asesinato en primer grado, pero lamentó que las alegaciones de tortura no hayan sido aparentemente incluidas en los cargos.

Por último, pidió a las autoridades venezolanas que permitan a los otros seis militares y exoficiales de seguridad detenidos junto al capitán Acosta recibir visitas de sus abogados y familiares, y que se garantice que sean tratados con humanidad y dignidad.

"Se deben adoptar urgentemente medidas para prevenir la reincidencia de la tortura y otros malos tratos de personas bajo custodia del Estado", concluyó.

Las declaraciones de Bachelet se producen apenas 10 días después de que realizara una visita oficial a Venezuela para estudiar la situación de las libertades fundamentales en ese país, que expondrá esta semana en el Consejo de Derechos Humanos reunido en Ginebra.

EFE

¿Qué opinas?