(FOTO: EFE)


El Defensor del Pueblo Polaco, Janusz Kochanowski, se ha sumado hoy a la "cruzada" contra el concierto de Madonna en Varsovia, previsto para el 15 de agosto, con una carta en la que explica a la alcaldesa de la ciudad que la fecha elegida puede herir la sensibilidad religiosa de algunas personas.

El 15 de agosto se celebra la Asunción de la Virgen, una jornada festiva en el mundo católico, que además coincide en el país con celebraciones patrióticas y militares en honor de la patrona del país.

En la carta que Kochanowski ha dirigido a la alcaldesa de Varsovia, Hana Gronkiewicz-Waltz, se recuerda que "hay ciertas fronteras que no se deben traspasar en nombre de la libertad artística y hay que contar con el respeto a los derechos de otras personas y sus sentimientos religiosos".

El Defensor del Pueblo polaco considera que la provocación a la que acostumbra esta artista, útil instrumento para aumentar la atención pública sobre sus espectáculos, debe de procurar no herir las sensibilidades de otros ciudadanos.

Además de Kochanowski, el premio Nobel de la Paz, Lech Walesa, también se mostró contra el concierto, que de celebrarse será la primera actuación de la cantante norteamericana en este país.

El Comité en Defensa de la Fe y la Tradición Nacional "Pro Polonia", la organización católica que lidera esta "cruzada" contra el concierto, pretende que todos los fieles que se oponen a la presencia de Madonna se concentren en una céntrica plaza de la capital para orar en favor de los valores tradicionales, una protesta que por ahora no apoya la jerarquía católica.

(EFE)