Enrique Guzmán: Pasé de los patines a la música a los 14 años

El intérprete de "Cien kilo de barro" contó en Radio felicidad una serie de detalles de los inicios de su carrera como cantante de Los Teen Tops y su etapa como solista.
MVV

El recordado ídolo de la nueva ola mexicana Enrique Guzmán vuelve a Lima después de muchos años para ofrecer un concierto dedicado a las madres peruanas el 11 de mayo en el Centro de Convenciones del Hotel María Angola.

En declaraciones a Radio Felicidad, Guzmán recordó sus épocas juveniles en que formó el grupo Los Teen Tops. “Yo tenía un grupo de amigos con los que  hacíamos patinaje en ruedas en un campo deportivo en la capital mexicana. Un día quitaron la pista y levantaron un teatro y entonces decidimos formar Los Teen Tops con los hermanos  Armando y Jesús Martínez y Sergio Martell, quien murió hace algún tiempo. Los Martínez mantienen activos a los Teen Tops con cantantes nuevos”.

Recordo que grabó el tema “La plaga” cuando tenía 14 años de edad. “Cuando me separé de Los Teen Top lo hice de modo amable pero de pronto la compañía decidió que debía seguir una carrera como solista. Entonces hicimos la mancuerna con Chuck Anderson y empezamos grabar y a partir de ahí vino el primer contrato para hacer una película. Desde entonces hice películas en Argentina, Ecuador, Venezuela, México, España que me hicieron internacionalmente conocido”.

Enrique Guzmán contó que había hecho un programa especial para Tv Azteca. “Estuve de jurado en un concurso de baile. Al cine creo que ya no vuelvo porque de galán ya no tengo nada”, bromeó.

Se dio tiempo para contar la anécdota que rodea uno de sus éxitos más recordados. “Cien kilos de barro es el lado B del primer disco que grabé como solista con Chuk Anderson. El A lleva “Mi corazón canta”, En ese tiempo eran discos de vinilo”.

De padres mexicanos, por casualidades de la vida nació en Venezuela. “Casualidades de la vida no, errores de mi mamá. Mis padres vivieron en Venezuela casi 20 años y mi madre venía a México a alumbrar a sus hijos pero conmigo falló la cuenta y nací en mi casa en Caracas. Soy un hombre muy cariñoso con los venezolanos que han tratado bien siempre. Pero no dejo de ser  mexicano y mi pasaporte dice lo mismo, soy mexicano de nacimiento afortunadamente”, comentó en Radio Felicidad.

Tiene cuatro hijos. “La mayor es Alejandra, en ella reflejo todo lo que voy a dejar de mi vida. La acaban de operar de la cadera y ya empezará a trabajar otra vez. Del otro lado, tengo a Luis Enrique, hermana de Alejandra, que es ingeniero de audio. Y con Rosalba Welter, la mujer de mi vida tuve una niña que se llama Daniela, que es madre de una pequeña de tres años, y a Enrique que es piloto de Interjet”.

“Estoy viendo cómo hacer para quedarme un par de días para saludar a muchas personas que conozco en el Perú”, dijo al despedirse.