Prince confesó por primera vez en una entrevista que sufrió de epilepsia cuando era niño.

"Nunca he hablado de esto antes, pero nací epiléptico. Tuve ataques cuando era niño. Mis padres no sabían qué hacer o cómo manejarlo, pero hicieron lo mejor que pudieron con lo poco que tenían".

Además, el cantante aseguró que se curó gracias a la intervención divina. Según él, en ese entonces le dijo a su madre: ""Mamá, no voy a seguir enfermo. Un ángel me lo dijo"".

Asimismo, afirmó que esa experiencia le dio fuerzas para seguir adelante, a pesar de sus dificultades en el colegio.

"Desde ese momento, fui capaz de lidiar con muchas cosas, como que me molestaran en el colegio.

En etapas tempranas de mi carrera traté de compensarlo siendo lo más llamativo y ruidoso posible", remató el artista.