Roger Waters criticó a los gobiernos nacionalistas y a los presidentes de Brasil y Estados Unidos. | Fuente: EFE

El músico británico Roger Waters llamó en Venecia a defenderse del nacionalismo y de la deriva "neofascista", a su juicio encarnado por líderes como Jair Bolsonaro o Donald Trump, por abocar al mundo a su propia destrucción.

"Debemos defendernos de esas técnicas nacionalistas que ya hemos visto en nuestras vidas y que destruyen este pequeño planeta sobre el que vivimos", pidió este viernes 6 de setiembre desde la rueda de prensa de presentación del documental "Us+Them", fuera de competición en la Mostra veneciana.

El fundador de Pink Floyd ha dirigido con Sean Evans el rodaje de un concierto en Amsterdam en 2017, durante su gira mundial, con temas de su legendaria banda y de su último trabajo en solitario, "Is this the life we really want?" (2017).

Al igual que en su concierto, Roger Waters llevó a la Mostra su mensaje de "resistencia" ya que cree que en la actualidad se "recrudece" el neofascismo" en toda Europa y América.

"Si no actuamos colectivamente y resistimos a las fuerzas del neofascismo y del neoliberalismo que están haciendo colapsar nuestro planeta, no dejaremos nada como legado a nuestros niños", advirtió.

El músico alertó de los riesgos del populismo y contra el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a pesar de que fue abucheado en octubre del año pasado durante un concierto por el público de Sao Paulo tras criticar al líder ultraderechista.

En este sentido no consideró una contradicción el hecho de que gente que vota a personalidades como Bolsonaro vaya a sus conciertos, sino más bien un estrago más del populismo.

También criticó el encarcelamiento del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, al que ha tratado de ver en prisión aunque se le ha denegado el permiso, lamentó las sanciones económicas contra la Venezuela chavista y denunció la proliferación de armas nucleares.

Por otro lado abordó el tema de la inmigración en el Mediterráneo y rechazó la intención de los poderosos de generar entre la población local el "miedo hacia el otro", hacia el que viene de fuera.

"No vienen porque quieran robarte la pizza sino porque están simplemente desesperados y quieren criar a sus hijos", defendió. EFE

¿Qué opinas?