Juan Galv

Damnificados por los huaicos de la comunidad de Carhuayacu, en el distrito de Ocobamba, provincia de Chincheros (Apurímac) viven expuestos a las inclemencias de la naturaleza en el espacio en el que han sido reubicados por las autoridades.

Son cerca de 300 habitantes de Carhuayacu los que fueron reubicados en la parte alta del cerro adyacente a su comunidad. Ellos se encuentran en carpas de plástico, sin los servicios básicos, por lo que solicitan urgente ayuda.

Al respecto, el alcalde de Ocobamba, César Ayvar Buendía, solicita al Gobierno Regional de Apurímac el apoyo inmediato con carpas formales. También dijo que su comuna entregó frazadas, colchones y alimentos, pero que estos no son suficientes.

Tanto Carhuayacu como las comunidades de Sarahuarcay y Piscobamba continúan aisladas por el deslizamiento de cerros a raíz de las intensas lluvias, lo que interrumpe el tránsito vehicular.

Lea más noticias de la región Apurímac