Con una ceremonia litúrgica se llevó a cabo la tradicional bendición de palmas en la Plaza de Armas de Arequipa, conmemorando el Domingo de Ramos.

El evento fue presidido por el arzobispo de Arequipa, monseñor Javier Río Alba, quien junto a los asistentes a dicha celebración católica y con sus ramos y palmas en mano se dirigieron a la Catedral para la realización de la misa correspondiente.

En su homilía, el arzobispo pidió que la gente reflexione a fin que no hayan más conflictos sociales. Por ello, pidió el diálogo entre las autoridades para que vean este tema y pueda evitarse desgracias.

A pesar de la ausencia de las autoridades más resaltantes de la región, la iglesia estuvo abarrotada de fieles, quienes esperaban la bendición correspondiente por parte de la autoridad eclesiástica.

Lea más noticias de la región Arequipa