A la izquierda una foto de la fortaleza Sacsayhuaman y la plaza de Armas de Cusco tomada por el Perú SAT-1.
A la izquierda una foto de la fortaleza Sacsayhuaman y la plaza de Armas de Cusco tomada por el Perú SAT-1. | Fuente: Conida

Hasta agosto de 2021 y tras cinco años de su lanzamiento, más de 67.000 imágenes del satélite Perú SAT-1 han sido distribuidas a las instituciones usuarias, generando un importante aporte al trabajo que desarrollan las instituciones a nivel nacional. La información generada por estas imágenes, es vital para diversos sectores como, monitoreo de cultivos, gestión del riesgo de desastres, monitoreo de carreteras y seguridad, entre otros. Trabaja conjuntamente con otros satélites que forman el sistema satelital peruano.

El 15 de septiembre de 2016, desde el puerto espacial de Kourou, en la Guayana Francesa, el satélite de observación de la Tierra de alta resolución, Perú SAT-1, fue enviado al espacio a bordo del cohete VEGA, mientras que desde el centro de control en Pucusana y en todo el país, Perú celebraba su ingreso al Espacio. Desde el primer día el satélite ha sido controlado por especialistas e ingenieros peruanos desde el Centro Nacional de Operaciones de Imágenes Satelitales (CNOIS).

“Todos los usuarios del Sistema Satelital han generado productos que benefician a la población; especialmente en la Gestión del Riesgo de Desastres, sector muy importante en nuestro país. Asimismo, debemos continuar trabajando por mantener nuestra presencia en el Espacio, ya que hemos demostrado, y las instituciones usuarias así lo constatan, lo importante que es la información satelital en la toma de decisiones”, señaló el Mayor General FAP José Antonio García Morgan, jefe institucional de la Agencia Espacial del Perú.

El satélite óptico más desarrollado de la región

PerúSAT-1 fue construido por Airbus Defence and Space en un tiempo récord de dos años y orbita la Tierra a una altitud de 702.5 km, adquiriendo hasta 300 imágenes diariamente, dotando al Perú del satélite óptico más avanzado de la región. Por diseño, quedan otros 5 años más de vita útil; sin embargo, especialistas de la Agencia Espacial calculan unos años más de acuerdo al combustible y maniobras que se realicen. 

“Es para nosotros un gran placer compartir esta importante fecha con nuestros clientes y amigos del Perú”, dijo Jean Marc Nasr, responsable de Space Systems en Airbus. “Nos comprometimos a entregar un sistema completo de última generación para ayudar a desarrollar las capacidades espaciales del Perú y estos primeros cinco años dan buena fe de ello. Perú puede seguir contando con lo mejor de nuestra tecnología de satélites en el futuro.”

Además del satélite óptico de última generación, el programa Perú SAT-1 incluyó un segmento terreno de control, recepción y procesado de imágenes en el CNOIS en Pucusana, también construido por Airbus Defence and Space. El proyecto desarrolló las competencias peruanas en tecnologías espaciales, operación del satélite y las aplicaciones para el procesado de imágenes. En total, más de 80 especialistas peruanos se beneficiaron de este programa de transferencia de tecnología, tanto en Toulouse como en Lima.