Con la Bajada de Reyes se promueve la fe en el Valle del Mantaro

La fe popular comenzará otra vez a manifestarse a partir de 6 de enero cuando se dé inicio a la tradicional fiesta de los reyes y bajada del niño Jesús.

Las fiestas marcan el camino para seguir trabajando en paz, unión y armonía familiar. Es común en todo el Valle del Mantaro que cada familia o institución pública o privada organice su “Bajada de Reyes”, y todo comienza con una misa en honor al niño Jesús, cuya pequeña imagen se encuentra ricamente adornada junto a San José, la virgen María y los reyes magos.

Si los celebrantes tienen recursos, la misa termina con un llamativo acto de adoración con danzantes de que identifica a cada parte del Valle del Mantaro.

En Jauja el niño Jesús es acompañado con los danzantes de tunantada, en Tarma con la danza de la huaylegía o los negritos al son de una orquesta típica. 

Luego todos los invitados se dirigen a la casa del dueño de la fiesta donde se cena o almuerza, según corresponda. La fiesta continúa con música y brindis para realizar la Bajada de Reyes que consiste en escoger a los padrinos del niños Dios y puedan comprometerse en diferentes ofrecimientos para el próximo año.
 
Las fiestas de bajada de niño se extienden desde el 6 de enero hasta finales de marzo.

La fe en los niños, cumple milagros

Jovita Galván de Alarcón nos cuenta que su niño Jesús  llegó a su familia hace 30 años y que antes de tenerlo se le reveló en sueños.

“Soñaba un niño hermoso de cabellos ensortijados que me pedía que jugará con él, y un día un menor llegó a mi tienda a ofrecerme un niño Jesús a solo una libra (aquella vez equivalente a 50 soles), el cual de tan solo verlo a los ojos me convenció de tenerlo”, dijo.

Desde entonces ella festeja a su niño Jesús porque a lo largo de todos estos años ha bendecido su hogar, le ha dado salud y bienestar. Pues nos cuenta que salvó a su esposo cuando estaba a punto de perder una pierna a causa de un tumor, asegurando que su fe fue la que lo curó.

Por ello cada tercer sábado del mes de enero de todos los años, Jovita Galván realiza la bajada de reyes en honor al niño Jesús, quien es vestido con los trajes típicos ofrecido por los padrinos. Es un festejo inolvidable para sus familiares y amistades.

El milagro que más cumple este niño es unir a las parejas que tiene impedimentos para casarse, así como bendiciones en salud a todo aquel que participa de la Bajada de Reyes.

Para este año, el tercer sábado del presente mes, aquel que quiera pedir un deseo puede acudir a la vivienda de la señora Jovita, ubicado en el jirón Rosemberg N°170 en el distrito huancaíno de El Tambo, y pedirle un milagrito a su niño Jesús que llegó a casa anunciándose en sueños.

Por: Lizzet Paz

Lea más noticias de la región Junín