Padre Luis Núñez fue dado de alta. | Fuente: EsSalud

Luego de más de 40 días de estar internado en el Hospital Edgardo Rebagliati, el sacerdote Luis Núñez del Prado fue dado de alta esta tarde tras vencer a la COVID-19. El párroco de Villa María del Triunfo fue el primer paciente diagnosticado con coronavirus en el Perú que fue hospitalizado desde las primeras semanas de marzo.

"Nunca pierdan la esperanza, nunca pierdan la fe. Hay que seguir luchando, sí se puede. Hay que ser fuertes y valientes, porque Dios nos da esa fortaleza", fueron las primeras palabras del sacerdote a RPP Noticias minutos después de abandonar el Hospital Edgardo Rebagliati, en Jesús María, donde permaneció alrededor de 50 días.

Núñez del Prado también recordó que el pasado 9 de abril fue una fecha especial porque ese día, en plena Semana Santa, los médicos pudieron retirarle el respirador artificial debido a que su estado de salud comenzaba a evolucionar favorablemente, pese a que su problema de obesidad lo hacía una persona vulnerable ante la COVID-19.

"Es un milagro porque el jueves santo es el día sacerdotal. Es un regalo, es un signo de Dios, como Dios ama a sus hijos sacerdotes. Dios no abandona al pueblo peruano", señaló.

Luego de comentar su deseo de regresar a la parroquia de Villa María del Triunfo cuando esté completamente recuperado, el sacerdote agradeció el trabajo de todo el personal de salud y de los médicos que en adelante se encargarán de monitorear su estado de salud.

"Son valientes, están realizando esta vocación que juraron. Ellos tienen familia, pero se donan totalmente, por eso escuchémosle siempre, y a ellos que sigan adelante, que no se dejen vencer. Es una batalla y la llevamos todos. Son los ángeles de hoy, son los que nos ayudan a volver a la vida, nos ayudan a curarnos, a ver que no nos contagiemos", sentenció.