Defensor ambiental
El aumento de los asesinatos a defensores ambientales tienen en alerta a diversos organismos. v | Fuente: Andina

Este último 19 de abril, el líder amazónico y defensor del medio ambiente, Ulises Rumiche Quintimari, fue hallado muerto en la carretera Naylamp de Sonomoro, en la Provincia de Satipo, en Junín. De acuerdo con la información, este recibió un disparo en la cabeza horas después de participar en una reunión con Grecia Rojas, viceministra de Poblaciones Vulnerables, y otros dirigentes indígenas, en la que se trató la temática del desarrollo territorial del VRAEM.

De acuerdo con la congresista Margot Palacios de la bancada de Perú Libre, con la muerte de Rumiche Quintimari, serían un total de 18 defensores ambientales que han sido asesinados desde el inicio de la pandemia.

Distintos dirigentes de comunidades nativas siguen denunciando que la violencia del crimen organizado sigue escalando sin freno en la Amazonía mientras sus defensores continúan desprotegidos.

Al respecto, las embajadas de cuatro países y de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de la Unión Europea (UE) en el Perú expresaron su preocupación mediante un comunicado donde comparten su preocupación sobre la situación de riesgo que afrontan personas defensoras de los derechos humanos en el país.

“Confiamos en que el Estado peruano seguirá trabajando para implementar políticas de prevención y de protección de las personas defensoras, así como atender los retos estructurales que perpetúan la impunidad”, se lee en el pronunciamiento.

Asesinatos

Durante el 2020, cinco ciudadanos protectores de los pueblos indígenas y los recursos naturales de la selva peruana fueron asesinados, según informó la Defensoría del Pueblo.

A través de un comunicado, lamentó la muerte de Roberto Carlos Pacheco Villanueva, hijo del vicepresidente del Comité de Gestión de la Reserva Nacional Tambopata, Demetrio Pacheco Estaca, en Madre de Dios, quien previamente habría sido amenazado por la labor que realiza en protección de los bosques.

La Defensoría del Pueblo informó además que, en abril, fueron asesinados Arbildo Meléndez Grándes (Huánuco) y Benjamín Ríos Urimishi (Ucayali); en mayo, Gonzalo Pío Flores (Junín) y en julio, Lorenzo Wampagkit Yamil (Amazonas).

Ante esta situación, la Defensoría solicitó al Estado que brinde medidas efectivas de protección para los defensores ambientales.

A finales de ese año, la Policía Nacional investigaba la muerte del defensor del patrimonio natural y cultural, Jorge Muñoz Saavedra, cuyo cuerpo fue hallado la tarde del último martes dentro de un costal a un costado de una carretera carrozable ubicada en el sector de Batan Grande, cerca al distrito de Pátapo.

Según fuentes policiales, la víctima, quien llevaba tres días desaparecido, presenta una herida contusa en la cabeza, por lo que su cadáver fue llevado a la morgue para practicarle la necropsia, a fin de determinar la causa de su muerte.

Para agosto de 2021, se sumaron las desapariciones de Santiago Meléndez Dávila, líder de la comunidad San José de Apuracayali, también en Puerto Bermúdez; y en setiembre último, de Luis Tapia Meza, presidente de las rondas indígenas de la comunidad Alto Lorencillo II, en el distrito de Constitución.

Herasmo García Grau, Yener Ríos Bonsano, Estela Casanto Mauricio, Mario Marco López Huanca y Lucio Pascual Yumanga figuran en la relación de líderes y defensores indígenas asesinados ese año. 

Este 2022, Juan Julio Fernández Hanco (59), defensor ambiental y uno de los coordinadores del Comité de Gestión de la Reserva Nacional Tambopata (Madre de Dios) fue hallado sin vida dentro de la vivienda de su hermano tras recibir dos impactos de bala en el cuerpo.