Imágenes muestran a las víctimas ingresar al hostal donde fueron asesinados. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Joana Castro

Un hombre con gorra y una pistola en la mano ingresa acompañado de dos sujetos: se trata de Caleb Torrico y Rubén Matamoros. Los restos humanos de los ciudadanos de Perú y Venezuela aparecerían 25 horas después en los distritos de San Martín de Porres y Rímac.

Las grabaciones compartidas este domingo por Panorama muestran qué hizo este tercer sujeto antes de ingresar con las víctimas al hostal Señor de Sipán.

En las imágenes se ve a Torrico, el ciudadano peruano, con una botella en la mano derecha y el mismo polo que aparece en una fotografía dentro de una discoteca. Rubén Matamoros portaba una gorra con diseño de Jordan, la misma que fue encontrada con los restos.

Eran las 23:00 horas del sábado 7 de septiembre cuando el hombre, aún no identificado, sale del hospedaje. Vuelve 15 minutos después por la puerta principal con una bolsa blanca, la cual podría contener la comida cuyos restos fueron encontrados junto a los cadáveres, señaló el noticiero. Una persona intenta seguirlo y entrar con él, pero este le hace una señal con la mano que no.

Pocos minutos después, el presunto descuartizador sale por la puerta posterior, para luego ingresar con Torrico y Matamoros. En la mano lleva una pistola, que rastrilla contra el suelo. Minutos después desaparece mientras sube por las escaleras con los otros dos hombres. Se dirigieron directo a la escena del crimen, la habitación 507, sin detenerse en recepción.

No fue hasta la madrugada del lunes 9 de septiembre que los restos fueron sacados en bolsas negras y de mercado. Pocas horas después se hizo el primer descubrimiento en el exterminal Fiori.

Causa del homicidio de San Martín de Porres

Al parecer, la causa del crimen habría sido el dominio de las mafias de prostitución y drogas en Lima Norte, de acuerdo a la Policía Nacional. Tomy Blanco era el pseudónimo de Matamoros, quien ofrecía servicios sexuales en San Martín de Porres. Él vivía con Caleb, expastor evangélico, y trabajaban juntos como jaladores de discotecas.

También existe la hipótesis de un delator en las bandas criminales, informó Panorama.

Las cabezas aún no aparecen. Deivis Ramirez, especialista en criminología venezolana, informó que las bandas criminales de Venezuela las usan como “trofeos”. El análisis de una grabación que se hizo viral en WhatsApp muestra la que se trataría del peruano, según Danny Humpire, gerente de peritaje del Ministerio Público.

Son 198 videos que la oficina de peritajes del Ministerio Público debe revisar, muchos de los cuales aún se encuentran a la espera.

Seis implicados en el crimen de San Martín de Porres se encuentran en la Dirección de investigación criminal (Dirincri). El cuartelero Alexander Salazar estaría ayudando con las investigaciones y habría dado detalles del crimen, de acuerdo a fuentes de RPP Noticias.

¿Qué opinas?