El Instituto Nacional Penitenciario (INPE) tomó una serie de medidas a fin de evitar que la gripe AH1 N1 afecte a los internos de los 78 establecimientos penales del país.

Jorge León Ballén, titular de la institución, manifestó que se realizaron campañas informativas que incluyó a los familiares de los propios internos. Para ello se distribuyeron en el interior de todos los centros penales, afiches, volantes y folletos.

Además, el Servicio de Salud del INPE -con el apoyo del MINSA- ha vacunado a gran número de internos en los penales de Lima contra la Influenza, aún cuando el objetivo era el 100 por ciento, no se llegó a ese porcentaje, porque es voluntario.

En este esfuerzo se prioriza los grupos de riesgo como son los adultos mayores, los tebecianos, pacientes con VIH-SIDA, entre otros. 

León Balleén anunció que en caso de detectar un caso sospechoso, el personal médico tiene órdenes de evitar el ingreso de la visita hasta que su condición mejore.

Hasta el momento ningún establecimiento penitenciario ha registrado casos de gripe AH1N1, pero se han establecido los contactos con las autoridades regionales de Salud para atender de inmediato las emergencias que pudieran presentarse para controlar la propagación del temible virus AH1 N1.