Inútil intervención del ministro de Minas en Las Bambas, por Fernando Carvallo [COLUMNA]

El ministro Carlos Palacios parece actuar sin una estrategia clara ni información suficiente sobre los intereses en pugna y las mentiras en curso. La improvisación de Palacios es la consecuencia directa de los irresponsables nombramientos hechos por el presidente Castillo bajo el control de quien “no iba a ser ni siquiera portero” bajo su presidencia.

Las Bambas
Mina Las Bambas. | Fuente: Andina

Las Bambas es la mina de cobre más grande de nuestro país. Los economistas han calculado cuál es su contribución al PBI del Perú y afirman que aporta 2% de la producción global de cobre. La metalurgia del cobre existe en el Perú desde hace más de tres mil años, como evidencian piezas dejadas por nuestros ancestros en varios puntos del actual territorio peruano. La fabricación de autos eléctricos ha dado al cobre un nuevo mercado, lo que explica el alza vertiginosa del precio actual del llamado metal rojo.

El yacimiento de Las Bambas se ubica en un espacio que la comunidad campesina de Fuerabamba cedió a la empresa minera, que le ofreció a cambio terrenos que compró para proceder a una permuta. Pero después de más de diez años, los dirigentes de Fuerabamba afirman haber cambiado de opinión y querer recuperar sus antiguas tierras, en las que hoy existe una compleja y vasta instalación minera.

Fuerabamba argumenta que sus nuevas tierras son cuestionadas por otras comunidades y que la empresa no ha cumplido algunos de los compromisos que adquirió. En estas circunstancias el ministro de Energía y Minas viajó ayer a Cotabambas, para participar en una reunión con representantes de las comunidades y de la empresa. El resultado ha sido un fracaso rotundo, tanto que ni siquiera se han dado explicaciones ni previsto un calendario encaminado a la solución de un conflicto que afecta a la economía peruana y en particular a la apurimeña.

El ministro Carlos Palacios parece actuar sin una estrategia clara ni información suficiente sobre los intereses en pugna y las mentiras en curso. La improvisación de Palacios es la consecuencia directa de los irresponsables nombramientos hechos por el presidente Castillo bajo el control de quien “no iba a ser ni siquiera portero” bajo su presidencia.

Las cosas como son