Decenas de maestros del Conare-Sutep realizaron un cacerolazo esta tarde por las calles de Ayacucho para expresar su rechazo al anunciado aumento diferenciado de salarios.

Portando ollas, sartenes y cucharones, los manifestantes, que acatan una huelga indefinida desde hace más de un mes, afirmaron que el incremento de haberes debe ser igual para todos los docentes.

En tanto, otro grupo de profesores prepararon ollas comunes en la casa del maestro para alimentar a los docentes que recorrían diversas arterias de la ciudad.

Cabe anotar que el monseñor de Ayacucho, Salvador Piñeiro, y el alcalde provincial, Amilcar Huancahuari, se comprometieron a transmitir los reclamos de los profesores a las autoridades del Gobierno Central en Lima.

Lea más noticias de la región Ayacucho