Foto: ANDINA
Tras la atención de la emergencia a consecuencia de las lluvias, con la evacuación de los turistas y pobladores varados, el distrito de Machu Picchu (antes Aguas Calientes) ha empezado a recobrar la tranquilidad.

Según la fiscal adjunta Jhoni Ramírez se observa un panorama más calmado respecto a la semana anterior, en que los visitantes y lugareños buscaban salir de la zona vía aérea ante el colapso del camino por tren.

Refirió que se nota menos gente en las calles y que varios establecimientos comerciales como tiendas y restaurantes se encuentran cerrados por el momento.

"Ayer se terminó la evacuación de los pobladores que querían ir a Cusco. Ahora estamos colaborando con la verificación de los daños en coordinación con las autoridades locales", indicó a la agencia Andina.

Remarcó, además, que se fiscalizará la entrega de ayuda, a fin de que esta llegue a quienes realmente la necesitan y no termine en manos de personas que deseen aprovecharse de la situación. Andina