RPP/Referencial

Un grupo de comuneros de la Capullani, de la provincia de Puno, se dirigieron a la Fiscalía de Crimen Organizado para solicitar la exclusión de dos testigos de la invasión de terrenos en el kilómetro siete de la Vía Puno – Moquegua por las constantes amenazas que reciben.

Se trata de Anastacio Condori Flores (75) y Patricio Flores Ramos (78), quienes por su avanzada edad no conocen los detalles de este litigio de tierras y que sin autorización habrían sido incluidos en el proceso judicial.

El presidente de la comunidad de Capullani, señaló que cerca de 150 personas allegadas al Nicanor Flores, quien cumple prisión preventiva acusado de integrar una mafia de traficantes de tierras, son quienes comtamente hostigan a los septuagenarios.

Asimismo, se mencionó que hace diez años, cuando Nicanor Flores era presidente de esta comunidad, habría firmado un contrato  con el Instituto Tecnológico José Antonio Encinas (JAE) y que ahora desconoce.

Lea más noticias de la región Puno