Cinabrio.over.blog.es

A solo dos kilómetros de la Plaza de Armas de la ciudad de Caraz, capital de la provincia ancashina de Huaylas, se encuentra el sitio arqueológico Tumshukaiko, un lugar que necesita una inmediata restauración por su gran valor cultural y por tratarse de una pieza clave para el desarrollo turístico de esta parte de la región.

El complejo arquitectónico pertenece a la cultura Huaylas. Su construcción principal está hecha a base de plataformas piramidales con piedras talladas en bloques de forma triangular y según los investigadores, cada nivel tiene diferentes dataciones.

La más antigua es la que pertenece a los años 3000 a 2000 a.C. y la más reciente, datada aproximadamente en el Intermedio Temprano Huaylas, entre los años 300 a.C. y 300 d.C.

Tumshukaiko es considerado el monumento arquelógico más grande del Callejón de Huaylas. En su extensa área, se han encontrado fardos funerarios, cerámicas y piedras talladas, entre las que destacan las cabezas clavas.

Todos los vestigios se exhiben en el museo de la ciudad de Caraz, aunque la idea es que en un futuro no muy lejano se pueda construir un museo de sitio debidamente implementando para acoger a turistas nacionales y extranjeros, refiere el alcalde de la Municipalidad Provincial de Huaylas, Fidel Broncano Vásquez.

Sin embargo, a pesar de su gran importancia, el complejo arqueológico Tumshukaiko, cuyo nombre quechua significa "Aquí en el centro", se encuentra postergado, es decir no se ha ejecutado ninguna obra para preservarlo y ponerlo en valor, por el contrario, ha sido afectado por el paso de los años, los embates de la naturaleza y evidentemente, por la mano del hombre.

El burgomaestre señala que hace cinco años se firmó un convenio entre el Ministerio de Cultura, el Gobierno Regional de Áncash y su comuna para restaurar el centro arqueológico, sin embargo las gestiones se frustraron porque hubo algunas observaciones y los documentos se perdieron en manos del gobierno regional.

Además, manifiesta que el gobierno regional ofreció invertir alrededor de dos millones de soles en los trabajos y la construcción del museo de sitio, pero no se ha concretado.

“Como municipalidad no podemos mover ni una piedra del centro arqueológico porque eso le compete al Ministerio de Cultura. Su puesta en valor sería importante para el desarrollo turístico”, refiere el burgomaestre.

Algunas organizaciones no gubernamentales (ONG), así como la Cooperación Internacional Fondo Italo Peruano, han mostrado su interés en el complejo arqueológico Tunshukaiko, por esta razón Broncano señala que están elaborando nuevamente el perfil de invesrión para reiniciar las gestiones en busca de financiemiento.

Claro está que el Gobierno Regional de Áncash no podrá cumplir con su ofrecimiento de otorgar un presupuesto para el mantenimiento del sitio arqueológico, porque como lo ha revelado el mismo presidente regional, César Álvarez Aguilar, su administración registra un déficit de 150 millones de soles.

Por: Yanet Reyes

Lea más noticias de la región Áncash