La niña de ocho años que fue mordida por una víbora venenosa llamada Naca Naca en la ciudad de Yurimaguas (región Loreto), retomó sus clases escolares luego de recibir tres meses de tratamiento, sin embargo su familia solicitó ayudo debido a que no cuentan con recursos para los gastos del colegio.

Diana fue admitida en la institución educativa pública 62010 Virgen de Fátima y según declaraciones de la profesora Irene Ruíz, del tercero de primaria, es una niña muy responsable y aplicada.

La madre de la menor, Virginia Pérez, solicitó a las autoridades le brinden apoyo para la compra del uniforme y los útiles.

Lea más noticias de la región Loreto