En el lugar había adultos, jóvenes y niños que no usaban la mascarilla obligatoria ni respetaban el distanciamiento social. | Fuente: Policía Nacional

La Policía intervino a más de 20 personas, entre adultos, jóvenes y niños, incluso un bebé, que participaban en una fiesta de quinceaños en el barrio Ccoñecpuquio, en el cercado de la ciudad de Andahuaylas, región Apurímac.

Los asistentes de esta fiesta y no usaban mascarilla. Al momento de la intervención, se servía la cena en la fiesta. El ambiente estaba decorado con globos, había bocaditos y hasta un bar con licores y gaseosas.

Un señor, que se identificó como el padre de la cumpleañera, señaló que la mayoría vivía en esa casa y otros eran vecinos. Mientras que, otra de las asistentes dijo que solo era una reunión y que no estaban tomando. Sin embargo, en el lugar también había una encargada del bar.

A pesar que los asistentes dijeron que no estaban bebiendo, había una encargada del bar y botellas de licor. | Fuente: PNP

La Policía trasladó a todos los intervenidos a la comisaría local, donde se quedaron detenidos siete personas por infringir las normas del estado de emergencia. Un aproximado de 20 menores de edad aguardaron a sus padres, que en algunos casos también acudieron a la celebración.

Al respecto, el jefe de la División Policial Andahuaylas - Chincheros, coronel PNP Cristian Roncal Plaza, dijo enfáticamente que la COVID-19 no mata sola, mata la indiferencia, la irresponsabilidad y la poca educación. En este caso, según dijo, los padres de familia tienen la mayor culpabilidad.

Mientras tanto, el crecimiento del nuevo coronavirus en Apurímac es alarmante: 6,418 casos positivos y 108 fallecidos.