asesino
Amador Edwin Quispe Cisneros (47) se suicidó en la carceleta del Ministerio Público. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Randy Mendoza

El asesino de la niña de la maleta identificado como Amador Edwin Quispe Cisneros (47), quien confesó su crimen, se suicidó esta mañana al interior de la carceleta de la sede principal del Ministerio Público en Huancayo (región Junín).

Suicidio. Según la información preliminar de la Policía, Amador Quispe, quien fue capturado el pasado 27 de marzo, se habría asfixiado con una bolsa. El titular del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria, Emiliano Álvarez Ramos, manifestó que el imputado ya había expresado intenciones de quitarse la vida a causa de la detención por siete días y el pedido de cadena perpetua por parte de la Fiscalía.

Captura. A tres meses del hallazgo del cuerpo de una niña de ocho años en una maleta en el distrito de El Tambo – Huancayo, efectivos de la Policía Nacional capturaron al presunto autor material del crimen. Amador Quispe fue capturado cuando abandonaba su vivienda, donde presuntamente se había escondido durante las investigaciones. Trascendió que el líquido seminal que fue hallado en el cuerpo de la menor coincidió plenamente con el del detenido.

La policía resguarda los exteriores del Ministerio Público, donde se suicidó el asesino. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Randy Mendoza

Crimen. El 31 de diciembre de 2016 fue hallada dentro de una maleta de viaje, los restos de una menor de ocho años, que fue secuestrada y ultrajada en el distrito de El Tambo en la provincia de Huancayo.Todo se inició la mañana del viernes cuando la niña fue junto a su madre Gudelia Quincho Fernández (31) a la clausura del año escolar a su escuela “San Francisco de Asís”, ubicado en el barrio de Ocopilla en el cercado de esta ciudad. 

Al promediar las 11 horas, la menor retornó a su casa porque se había olvidado el libro del Estado que debería devolver. La mujer contó que su hija le pidió dinero para su pasaje pero debido a los escasos recursos económicos no le pudo dar algunas monedas y la pequeña tuvo que retornar sola y a pie. Desde ese momento no supo de su paradero.


Sepa más: