Buzones abiertos constituyen un peligro para los menores de edad. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Caren Layza

Tras el accidente ocurrido en Cañete con una pequeña de 2 años que cayó a un pozo de agua, el gerente del Segat, Fernando Díaz, informó que se está extremando las medidas de seguridad en los parques de Trujillo.

El funcionario hizo una invocación a los docentes de los colegios que hacen vistas de estudios a no exponer a los menores, como el caso que ocurrió en el Jardín Botánico donde 80 niños pudieron estar en peligro al intentar el ingreso en un día de mantenimiento.

El mantenimiento de las pozas se hace en días que se cierra el jardín, todos los lunes.

También hizo un llamado a la empresa Sedalib para que revise los buzones de agua que muchas veces son sustraídos por inescrupulosos.

En el caso del parque Jonel Arroyo, próximo a inaugurarse, Díaz Alarcón señaló que se colocará un cerco de metal para evitar que los niños se expongan a la pequeñas pozas que forman parte del paisaje.

Tras un recorrido RPP Noticias puso evidenciar que existe un sótano que conduce a las conexiones de las piletas que si bien se encuentra enrejado, puede representar un peligro para los niños, por eso se hace un llamado a la subgerencia de Servicios Generales de la Municipalidad Provincial de Trujillo.

¿Qué opinas?