Siete policías detenidos en captura de organización criminal en Trujillo

Los efectivos que, según las investigaciones, forman parte de la red delictiva denominada "Imperio Romano" fueron arrestados durante un megaoperativo.

Megaoperativo se desarrolló esta madrugada en la provincia de Trujillo. | Fuente: RPP Noticias | Video: Cortesía | Fotógrafo: Cortesía | Referencial

Siete policías acusados de ser presuntos integrantes de la organización criminal "Imperio Romano" fueron detenidos durante un megaoperativo esta madrugada en la provincia de Trujillo (región La Libertad).

Se trata de los suboficiales técnicos de primera César Ganoza Roldán y Alfredo Rafael Vílchez, así como los suboficiales técnicos de tercera Arturo Valeriano Baylón y Elmer Villavicencio Polo. También los suboficiales de tercera Jhon Polo Gonzales Ortecho, José Enrique Pintado Pela y Eduardo Andrei Vega Díaz.

Los efectivos están implicados en el delito contra la paz pública en la modalidad de organización criminal. Todos permanecerán detenidos durante 15 días.

Los agentes fueron llevados a la comisaría del distrito de Florencia de Mora, luego serán trasladados al Complejo Policial de San Andrés de Trujillo. Esta intervención se produjo luego de varios meses de investigación por parte de los detectives de la División de Alta Complejidad (Diviac).

Se tiene prevista la llegada del ministro del Interior, Carlos Morán, a la comisaría de Florencia de Mora, donde están detenidas las 20 personas. | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Rolando Gonzales

Golpe a otra mafia 

En paralelo a esta intervención, también fueron detenidos 13 presuntos integrantes de la organización criminal "La Jauría" en Trujillo. También permanecen detenidos en la comisaría de Florencia de Mora. Según la Policía Nacional, esta agrupación delictiva operaba desde la cárcel. Sus miembros están involucrados en robo agravado y extorsión, homicidio calificado, entre otros delitos.

Sus víctimas eran transportistas, empresas comerciales y constructoras, talleres mecánicos, grifos, discotecas, restaurantes y night clubes, entre otros negocios.

"Estos avezados delincuentes amenazaban y exigían el pago de una cantidad de dinero, que debía ser entregada en la garita de control de la salida de los vehículos del terminal Santa Cruz y con una clave o contraseña", según las investigaciones.

Además, el agraviado debía precisar al hampón la placa del bus y el nombre del chofer con el dinero, luego los integrantes de la organización interceptaban el vehículo y recogían sus encargos.

¿Qué opinas?