Pepe le vio el lado positivo a la vida y ahora reparte alimentos en su silla de ruedas.
Pepe le vio el lado positivo a la vida y ahora reparte alimentos en su silla de ruedas. | Fuente: RPP Noticias

José Pozo Chávez es un joven con discapacidad que todos los días, desde muy temprano, reparte alimentos por delivery en su silla de ruedas. Él fue víctima de la delincuencia de Chiclayole dispararon en las piernas y perdió la movilidad, pero esto no fue obstáculo para trabajar y sacar adelante a su familia.

La pandemia del nuevo coronavirus dejó a José sin trabajo. La tienda donde trabajaba cerró. Fue allí donde tuvo que reinventarse y buscar la forma de salir adelante. Entonces pensó en ofrecer estos servicios de reparto a domicilio.

"Me llaman para hacer compras en las tiendas, supermercados o para realizar pagos, y yo les cobro algo simbólico", comentó.

Tiene un hijo que mantener y es su mayor motivación para salir adelante. A los 20 años le dispararon sin razón alguna y desde entonces su vida cambió. Pepe, como lo conocen sus amigos, envió un mensaje a los jóvenes para que no anden en malos pasos.

"Yo andaba en peleas y de la nada unos chicos desde un carro me dispararon cuando estaba con unos amigos", comentó.

Para los chiclayanos ya es una tradición ver a José Pozo Chávez recorriendo todo el centro de la ciudad en su silla de ruedas.

Básquet en silla de ruedas

A Pepe le costó mucho adaptarse a la silla de ruedas, pero sus amigos del Club “Corazones Valientes del Norte” le ayudaron a ver el lado positivo de la vida. Ellos practican básquet sobre silla de ruedas y le enseñaron este deporte, con el cual ha recorrido distintas partes del país representando a Lambayeque.

En la esquina de las calles Balta, y Lora y Cordero, en el centro de Chiclayo, todas las mañanas se ubica Pepe Pozo, para vender alcohol, productos de desinfección y ofrecer sus servicios de delivery.

Según el Consejo Nacional de Discapacidad (Conadis), la población de personas con discapacidad inscritas en la región Lambayeque es 7 mil 148, al igual que José Pozo, más del 70% no accede a trabajos formales y beneficios laborales.