Pobladores temen enfermedades | Fuente: RPP | Fotógrafo: Rosario Coronado

Mortificados se encuentran tres mil pobladores del distrito chiclayano de Puerto Eten (región Lambayeque) por la presencia de una plaga de moscas, siendo el pueblo joven Perpetuo Socorro, el más afectado.

Los hombres y mujeres  permanecen con las puertas cerradas y en otros casos colocan trampas; pero todo esfuerzo para combatirlas es vano, debido a que los insectos pululan por todos lados.

“No sabemos qué hacer para desaparecer la cantidad de mosca. Tenemos mucho temor, porque traen enfermedades. Es insoportable vivir así, más aun en pleno verano tenemos que permanecer con las puertas cerradas”, dijo Silvia Castellanos.

La ciudadana María Gonzáles, a punto de llorar, expresó: “no podemos cocinar, ni comer. Más de 15 días con este problema. Tengo menores de edad y no podemos seguir con esto. Gastamos 10 soles al día comprando veneno, pero nada. Por favor que las autoridades nos vengan a apoyar”.

“Nos vamos a enfermar. Ya estamos pensando en dejar nuestras casas, por este problema. Pedimos al municipio que nos ayuden” refirió Esperanza Periche.

Se pronuncia

Al respecto el gerente del municipio de  Puerto Eten, Antonio Coronado Rioja manifestó que la cantidad de moscas se origina por el funcionamiento de dos granjas que se ubican fuera de la jurisdicción.

“Se ha detectado que el foco infeccioso proviene de Ciudad Eten. Aquí hay granjas de pollos, cuyo estiércol es el causante de olores fétidos y la plaga de moscas en todo el distrito”, aseveró.

El funcionario puntualizó que como municipio realizan jornadas de fumigación; sin embargo ahora todo depende del alcalde de Ciudad Eten, pues tiene que intervenir para determinar si los recintos cuentan o no con licencia para operar.

También demandó la intervención de los sectores Salud, Ambiente, Agricultura y Ministerio Público para que adopten medidas frente a esta situación que pone en riesgo a los moradores.

Funcionario edil responsabilizó a comuna de Ciudad Eten | Fuente: RPP/Noticias | Fotógrafo: Rosario Coronado
¿Qué opinas?