Karen podrá seguir con su vida gracias a un trasplante de hígado y riñón. | Fuente: EsSalud

Una maestra de Iquitos y dos escolares pueden seguir con vida gracias a la donación de órganos. Karen Paredes, de 49 años, necesitaba con urgencia un trasplante de hígado y de riñón. Mientras que dos niños de 11 y 13 años necesitaban trasplantes de riñones.

“No conozco a mi donante, pero sé que es un ángel, tiene un corazón muy grande”, dijo Karen, luego de la operación. A ella, quien es profesora en la Universidad de la Amazonía Peruana en Iquitos y madre de dos niños, le diagnosticaron cáncer de hígado y luego una enfermedad renal crónica.

Ambas enfermedades empeoraron y no había ningún tratamiento que la fuera a salvar. Por eso, ingresó a la lista de espera por un hígado y un riñón. Karen recibió dichos órganos de un joven de 22 años que falleció en Huancayo.

El doctor Félix Carrasco, coordinador de la unidad de trasplante hepático pediátrico del Hospital Rebagliati, contó que esta operación combinada de hígado y riñón fue la primera en el hospital. La intervención duró 12 horas, pero se realizó de manera exitosa.

“Yo decía ‘de esta no paso’, porque necesitaba un doble trasplante. Pero ahora estoy acá, lo más difícil ya lo pasé”, dijo Karen, mientras se encontraba recuperándose en el hospital.

Por otro lado, los niños T.C.A. de 11 años y L.D.V. de 13 años fueron beneficiados con un riñón cada uno. Ambos escolares padecían de una enfermedad renal crónica. En el Perú, el riñón es el órgano más requerido ya que hay terapias que alargan la vida del paciente.

El pequeño de 13 años llevaba seis años tratándose con diálisis de dos a tres horas al día, pero este tratamiento ya no era suficiente y estaba repercutiendo en su calidad de vida. Él y Rocío, su mamá, son de Pacasmayo, y tuvieron que dejar a toda su familia allá para ir a Lima a esperar el trasplante. 

Por otro lado, Gladys, la abuela del niño T.C.A, dijo que su nieto estuvo nueve años esperando un trasplante de riñón. “Yo lo veía jugar y cada día que pasaba yo pensaba que era un día menos para él”, contó entre lágrimas.  Él llevaba un tratamiento paliativo, pero tampoco era suficiente.

El 6 de setiembre, ambos niños fueron operados gracias a un gesto solidario de una familia que decidió donar los órganos de su hijo fallecido. El joven murió en Tarapoto y se trasplantaron sus dos riñones.

Las tres operaciones se realizaron en el Hospital Rebagliati, en Lima. Para estas operaciones donde los donantes están en provincias, muchos agentes están involucrados y la logística es muy complicada. Los médicos tienen que luchar contra el tiempo, pues los órganos no pueden estar por muchas horas fuera de un cuerpo.

¿Sabes que una sola persona puede salvar la vida de hasta nueve pacientes donando órganos? Sin embrago, en el Perú, solo el 13% de personas ha dicho que sí quiere ser donante de órganos en su DNI.

Es por eso que RPP, en alianza con EsSalud, ha lanzado la campaña Vivir de Amor, para sensibilizar a las familias sobre la donación. Si tú quieres ser donante y cambiar estas cifras, puedes registrarte haciendo click en el siguiente formulario. Llenando tus datos firmarás un compromiso para ser donante de órganos.

¿Qué opinas?