Puno
Luego de dos días, Emilia Coaquira fue liberada tras brindar su declaración al Ministerio Público vía telefónica. | Fuente: RPP

Una madre de familia, quien tenía a su bebé en brazos, fue liberada, tras permanecer dos días detenida y enmarrocada en una silla de la comisaría de Juliaca, confirmó el representante de la Defensoría del Pueblo, Nivardo Enriquez. 

El funcionario dijo que Emilia Coaquira, de 41 años, fue liberada tras dar sus declaraciones ante el Ministerio Público vía telefónica. Ahora, ella quedó en calidad de citada por el supuesto caso de agresión mutua. 

La Defensoría ha solicitado un informe para conocer la actuación tanto de la Policía como de la Fiscalía, ya que no tomaron sus declaraciones hasta la intervención de las rondas campesinas y la Defensoría del Pueblo.

"La Fiscalía debió acudir para tomar las declaraciones de la señora. Con las investigaciones se sabrá cuál ha sido el actuar de la Fiscalía y de la Policía en este caso", señaló Enriquez.

Emilia Coaquira permaneció detenida desde el lunes en la noche hasta el miércoles. | Fuente: Cortesía

Por su parte, el general Marco Antonio Lara Vergara, director de la X Macro Región Policial de Puno, refirió que los miembros de la comisaría comunicaron al Ministerio Público en su debida oportunidad, desde la detención de las dos personas, además, señaló que se cumplió con todos los protocolos.

"Lo que sucede es que la señora participó en agresiones mutuas con su pareja. Su esposo es una persona de más de 60 años y le han ocasionado lesiones. Como consecuencia de eso, se procedió a la detención de las dos personas, porque se trata de agresiones mutuas, es regular", indicó.

RPP intentó comunicarse con Elizabeth Castillo, presidenta de la junta de fiscales de Puno, pero no obtuvo respuesta.

Emilia Coaquira denunció públicamente que fue detenida por personal de la comisaría de San Miguel tras ser intervenida por personal de serenazgo, cuando su expareja la acusó de agredirlo con una piedra.

Este presunto caso de abuso policial se hizo público porque mujeres integrantes de las rondas campesinas se enteraron de la detención y acudieron al lugar, para exigir su liberación.