Adrianzén: acudiré al Congreso si soy interpelado por caso Príncipe

El ministro de Justicia, Gustavo Adrianzén, descartó que haya una ´mordaza´ en su portafolio contra los procuradores.
Andina

El ministro de Justicia, Gustavo Adrianzén, dijo estar dispuesto a acudir al Congreso de la República si es interpelado por la oposición y descartó que haya una ´mordaza´ en su portafolio contra los procuradores.

Señaló que estamos en un gobierno democrático, con ministros que respetan la independencia de poderes, y como tal, un ministro de Estado debe estar presto a responder a los requerimientos del Congreso.

"Si el Congreso tuviera a bien convocarme para una estación de preguntas, o para un proceso de interpelación, no dude usted que yo estaré allí para responder de la manera más respetuosa posible, todas las inquietudes de los congresistas", afirmó.

En conferencia de prensa, insistió que no se trata de ningún recorte de la libertad de expresión de la procuradora Julia Príncipe, y menos de una mordaza, porque todos los procuradores tienen la obligación de pedir autorización antes de brindar declaraciones a la prensa, según la norma, al comentar el pedido de interpelación que espera presentar la bancada fujimorista Fuerza Popular en el Congreso.

"Me resulta inverosímil creer que cada quien pueda tener la libertad de opinar, siendo funcionario público, eso sería la anarquía (...) rechazo de plano una censura o mordaza", señaló la procuradora de Lavado de Activos.

Asimismo, refirió que ningún procurador puede ser sancionado o sancionada sin un proceso administrativo previo, y eso lo debe determinar el tribunal correspondiente.

Al respecto, anotó que como ministro y presidente del Consejo de Defensa Jurídica del Estado, actúa como segunda instancia en estos procedimientos, por lo cual no puede adelantar opinión.

En todo caso, refirió que la directiva que recuerda pedir autorización para dar declaraciones, fue remitida a todos los procuradores, y descartó que esto esté dirigida a Julia Príncipe, o que sea solo para el caso de la Primera Dama, Nadine Heredia.

Andina