Contraloría: Región Áncash pagó S/. 27 millones de más a Odebrecht

La Contraloría responsabiliza de las irregularidades en la contrucción de la carretera Callejón de Huaylas (Carhuaz)-Chacas-San Luis, a César Álvarez y otros funcionarios de la región Áncash.
Andina

La Procuraduría de la Contraloría General de la República denunció ante la Fiscalía supuestos pagos indebidos de 27 millones de soles de parte del Gobierno Regional de Áncash al consorcio conformado por las constructoras Odebrecht Sucursal y Odebrecht Perú Ingeniería y Construcción.

Según un informe de la Contraloría, citado este domingo por el diario La República, el pago en exceso se realizó en la obra de "construcción de la carretera Callejón de Huaylas (Carhuaz)-Chacas-San Luis".

Asimismo, detalla que estos desembolsos se hicieron a través de adelantos de material de obra, de ampliaciones de plazo de construcción y sobrevalorizaciones.

La denuncia precisa que la construcción de la vía se inició el 22 de diciembre de 2010 con un presupuesto de 404 millones 826 mil soles y culminó el 12 de setiembre de 2013 con un gasto de 559 millones 322 mil 708 soles, es decir 38.16 % más que la estimación inicial.

La Contraloría señala que Obredetch recibió 155 millones de adelanto para material, pese que aún no había firmado contrato con la región Áncash, recibiendo por ello un benefició indebido de 10.2 millones de soles.

También cuestiona que las ampliaciones de obra hayan sido otorgadas en épocas que no correspondían, generando 5,2 millones de soles adicionales de pago para la empresa.

De modo similar, dice la denuncia, Odebrecht se benefició con 11,6 millones de soles más, con la aprobación de trabajos adicionales que no eran necesarios para el proyecto.

La Contraloría, señala, que si bien estos S/. 27 millones adicionales luego se descontaron, Obredecht se benefició con un ahorro beneficio de 168,349 nuevos soles.

El informe responsabiliza de estos actos irregulares a varios funcionarios del Gobierno Regional de Áncash, entre ellos al expresidente César Álvarez. También incrimina a la empresa supervisora de la obra, el consorcio Huaylas, integrado por Motlima Consultores y Consultores de Oriente.