ANDINA

El presidente de la Federación de Instituciones Privadas de Educación superior (FIPES), José Dextre, cuestionó que el dictamen de la nueva ley universitaria contemple una superintendencia adscrita a un ente gubernamental y planteó un organismo técnico autónomo en su lugar.

"Estamos de acuerdo en que el sistema universitario tiene que transformarse, tiene que haber un sistema de organización, un organismo autónomo técnico, un organismo que no esté adscrito al poder político", subrayó.

Ante ello, señaló que proponen la creación de un organismo técnico autónomo que, entre sus funciones, acredite la calidad educativa y regule la creación de las nuevas universidades, y se mantenga a la Asamblea Nacional de Rectores (ANR) como un coordinador académico.

Refirió que al comienzo de la elaboración de la nueva ley en la Comisión de Educación del Congreso, "como FIPES pudimos ver que podía ser muy positiva para el país" y por ello participaron en  diversas reuniones realizando aportes.

Insistió, no obstante, en su preocupación por la intención de crear la superintendencia.

En el caso de las universidades privadas, dijo que estas ya cuentan con dos instituciones que las supervisan como la Superintendencia Nacional de Aduanas y Administración Tributaria (Sunat) y el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y Propiedad Intelectual (Indecopi).

ANDINA