El titular del Ambiente, Ricardo Giesecke, explicó que no cabe la palabra "revisar" en la legislación sobre minería con respecto al Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto Conga de Cajamarca, ya que este ha sido aprobado y es cosa juzgada, pero tras señalar en un informe serias observaciones a dicho estudio, consideró que buscan enriquecerlo para darle confianza a los pobladores.

"La minera tiene campo abierto para hacer sus inversiones, pero todo es perfectible; por la tanto hemos decidido echarle una mirada a ese estudio", manifestó en una entrevista en el programa Cuarto Poder, para luego aclarar que el informe que su ministerio realizó sobre el EIA del proyecto Conga fue a raíz de una visita de dos días a las lagunas El Perol y Azul.

"Hemos revisado con el mayor detalle posible dentro de un tiempo limitado, teniendo en cuenta que el estudio (EIA) ha tomado dos años", agregó.

Si bien el reclamo de los pobladores se ha centrado en que una posible explotación minera afectará las cabeceras de cuenca, por ende una contaminación del agua, Giesecke indicó que se necesita un mayor análisis para estimar una valoración de lo que se está perdiendo y cómo se va a modificar el ecosistema.

"Vamos a enriquecer este estudio. Hay que darle confianza a la gente (...) Minería sí, pero no como sea (...) Sí es posible mina y agua", sostuvo.

El funcionario refirió, además, que busca una negociación en términos de "bona fides" (buena fe) con la compañía minera. "No es suficiente lo que está aquí, me parece que debemos mejorarlo", enfatizó.

Negó también que exista una confrontación con el ministro de Energía de Minas, Carlos Herrera, por difundir un informe que detalla observaciones al Estudio de Impacto Ambiental.

Asimismo, indicó que el proyecto costaría más si se dejan las lagunas, las cuales -conforme al EIA- serían vaciadas para convertirlas en depósitos de desmonte y también se incrementarían los costos si no se ejecuta a tajo abierto, planteando como alternativa la tecnología de socavón.