Partido Aprista pide la renuncia de Vizcarra y Aráoz para convocar a elecciones en 2020

La agrupación política señaló que el jefe del Estado debe presentar su dimisión “si asume el fracaso de su gestión y busca una salida inmediata" a la crisis. Asimismo, señaló que “ningún aprista se aferra a su cargo, pero exige respeto a la voluntad popular".

El Comité Político del APRA emitió comunicado tras el anuncio del presidente Martín Vizcarra.

La Comisión Política del Partido Aprista Peruano pidió la renuncia del presidente de la República, Martín Vizcarra. Su dimisión, junto a la de la vicepresidenta, Mercedes Aráoz, “es el camino más expeditivo para tener elecciones generales en el 2020”, afirmaron.

“Si Martín Vizcarra es consciente de la crisis a la que ha llevado al país, debe renunciar. Si asume el fracaso de su gestión y busca una salida inmediata, pues esa es la respuesta”, expresaron mediante un comunicado compartido por el legislador Mauricio Mulder.

La agrupación política asevera que el jefe de Estado está “desprovisto de todo tipo de ideas políticas, de capacidad de gestión, de talante democrático y de diálogo, mostrándose como un obseso adicto a las dudosas encuestas de opinión pública”.

Asimismo, señalan que, al tener que enfrentar los verdaderos problemas del país, Vizcarra Cornejo buscó eludir sus responsabilidades en la distracción mediática: “Se dedicó exclusivamente a propiciar un enfrentamiento político contra el Congreso, fácil recurso para sostener su efímera popularidad”.

Por todo ello, advierten que las autoridades electas en una eventual votación del 2020 se verán obligadas a enfrentar “los desafíos de la reforma del Estado y de las soluciones a los problemas que su gobierno no pudo acometer”.

Por otro lado, reiteran que “ningún aprista se aferra a ningún cargo, pero exige al mismo tiempo respeto a la voluntad popular expresada en las urnas, único medio –y no otro- de conocer lo que dice y quiere el pueblo”.

Finalmente, invocan a poner fin a “la improvisación, el derroche, la corrupción, la persecución y el poder que ostenta la neo-oligarquía del ‘pensamiento correcto’”.

¿Qué opinas?