Para evitar hechos como el que ocasionó la muerte de Walter Oyarce, el presidente del Congreso, Daniel Abugattás, propuso que los actos de violencia en espectáculos deportivos sean castigados con penas de hasta ocho años de cárcel.

En suma, la iniciativa contempla que los atentados contra la integridad física de las personas y contra la propiedad pública y privada sean reprimidos con pena privativa de la libertad no menor de seis ni mayor de ocho años.

Para tal caso se plantea la modificación del artículo 315 del Código Penal a fin de sancionar drásticamente la violencia en los espectáculos deportivos, en especial, los registrados en los estadios fútbol.

Además, la propuesta indica que los clubes profesionales tienen la obligación de contar con una póliza de seguros que proteja a los espectadores en caso de accidentes y cubra todos los gastos médicos.

Asimismo, propone la creación de la Dirección de Seguridad Deportiva Profesional del Instituto Peruano del Deporte, que tendrá la misión de normar la vigilancia y control de los espectáculos deportivos en todo el país.

Finalmente, se solicita sanciones económicas de hasta 50 UIT (Unidades Impositivas Tributarias) a los clubes que incumplan las normas de seguridad en los estadios de futbol.