Revelan vínculos de Castañeda Lossio con Alas Peruanas

En junio de 2004 el consejo capitalino otorgó el permiso a Alas Peruanas para construir su facultad de Enfermería en Surco, pese a que el entonces alcalde de dicho distrito se opuso, según un informe periodístico.
Foto: Andina
El escándalo que envuelve a la Universidad Alas Peruanas, no solo alcanza al Congreso, al Poder Judicial y al Ejecutivo, sino que ahora revelan presuntos vínculos con la Municipalidad de Lima y, en particular, con el alcalde Luis Castañeda Lossio.

Según un informe del diario Perú 21, en junio de 2004 el consejo capitalino otorgó el permiso a Alas Peruanas para construir su facultad de Enfermería en Valle Hermoso (Surco), pese a que en la gestión del burgomaestre de dicho distrito se opuso debido a que la zonificación del lugar era residencial.

Vecinos de la zona se venían oponiendo a la construcción del establecimiento desde el 2002, tiempo en el cual llegó al municipio de Lima un expediente que debía autorizar el cambio del Plano de Zonificación General, de Equipamiento Educativo E1 a Equipamiento E3, refiere el medio.

Asimismo, da cuenta que por esos días Castañeda Lossio se encontraba en Europa por lo que el teniente alcalde Marco Parra puso su rúbrica en la Ordenanza Nº 635.

Consultado por Perú 21, Parra explicó que "él firmó porque alguien tenía que suscribir la ordenanza y porque ya había pasado por un filtro previo (la Comisión de Desarrollo Urbano y el propio concejo metropolitano). Negó que hubiera existido premura".

Autoridades de Alas Peruanas precisaron que Castañeda estudia bajo una "modalidad personalizada" e, incluso, los docentes tienen que ir hasta su despacho edil para tomarle los exámenes de rigor.

Cabe precisar que el alcalde Castañeda se matriculó como alumno de Arquitectura. "Y aunque, según el propio rector, el alcalde está a punto de graduarse, no asiste regularmente a clases".

Fuentes del propio municipio ratificaron a Perú.21 que Castañeda "estudia en sus horas libres debido a su recargada labor como alcalde". Eso explica por qué en el local de la facultad, en Barranco, nadie ha visto llegar al burgomaestre y futuro arquitecto.