En el 2016, Fuerza Popular alcanzó 73 escaños. | Fuente: Andina

Alberto y Keiko Fujimori han visto desde prisión cómo su aplastante mayoría en el Congreso era disuelta por el presidente Martín Vizcarra. A días de la disolución y con el proceso electoral del 2020 en marcha, cabe preguntarse qué le puede esperar a la agrupación política responsable de que el Parlamento muestre su cara más beligerante.

Los politólogos y analistas consultados para este informe coincidieron que, si bien Fuerza Popular tiene grandes posibilidades de superar la valla del 5%, no obtendrían la arrolladora mayoría como en el 2016.

Una reciente encuesta de Ipsos ubica al partido en segundo de lugar de intención de voto para las congresales del 2020 con el 8%. Además, se indica que un 35% no votará por ningún partido y un 15% no precisa.

Otra variante para considerar es que Fuerza Popular podría optar por no presentarse en estas elecciones, luego de que el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) descartara la pérdida de inscripción si un partido decide no participar.

Keiko Fujimori permanece en prisión preventiva desde octubre del 2018. | Fuente: Andina

¿Quién organiza la maquinaria partidaria?

Rodrigo Gil, politólogo por la Pontificia Universidad Católica del Perú e investigador del Instituto de Estudios Peruanos (IEP), advierte que, en caso el fujimorismo participe, se trataría de la primera elección en la que su lideresa Keiko Fujimori y asesores no asuman un rol organizador en la elaboración de las listas y en la campaña electoral.

Los candidatos que presenten cargarán la ‘mochila pesada’ del cuestionado desempeño de los fujimoristas en el Congreso del 2016-2019. “Lo que pase probablemente para esta elección es que aparezcan rostros completamente nuevos que uno podría verlo de manera positiva”, dijo Gil.

Para el politólogo, esto puede implicar un desencuentro entre la renovación obligatoria y una posible reducción en su intención de voto. “Considerando que tienen que conseguir el 5%, sospecharía que para Fuerza Popular aun con sus debilidades y descredito tendría la posibilidad y la organización para conseguir la elección”, añadió.

El investigador consideró que Fuerza Popular es un partido con ‘arraigo’ local y que cuenta con una marca reconocida, lo que podría ser fácilmente aprovechado por los políticos nuevos o jóvenes que presente.

Fuerza Popular tiene redes a nivel local que podría explotar. Por otro lado, tienen una palanca mediática que podrían capitalizar y así lograr condensar mensajes suficientemente claros para intentar desmarcarse de esta imagen tan negativa que sus parlamentarios han logrado construir durante los últimos años”, explicó.

El primer vocero fujimorista fue el congresista Luis Galarreta. | Fuente: Congreso

¿Aún le queda capital político?

La politóloga Milagros Rejas, quien ha realizado investigaciones sobre el fujimorismo, señaló que la agrupación está constituida por dos capitales: el social y el económico. El primero tiene vinculación con los afiliados al partido que apoyan de manera incondicional y que representan su voto duro, mientras que el segundo está representado por los invitados que se adhirieron a Fuerza Popular por “una oportunidad política de acceder al poder”.

“El fujimorismo ha demostrado durante casi 30 años que ha podido sobrevivir a muchas crisis políticas, tanto en su organización interna como ante sus lazos con la sociedad: escándalos de corrupción, vinculación con el narcotráfico, violación de derechos humanos, etc. No obstante, ha podido conservar su voto duro y adherir a nuevos grupos económicos. Creo que mientras exista un Fujimori, el fujimorismo permanecerá en la arena política. Considerando que es un partido personalista, la imagen de su líder tradicional permite la congregación de simpatizantes y partidarios”, sostuvo.

Según Rejas, el fujimorismo recurrirá a personalidades nuevas que representen a la facción del ‘albertismo’ dentro de la organización, además de incluir a candidatos jóvenes con cierto capital social.

Representantes del fujimorimo han tenido una fuerte vinculación con el movimiento conservador #ConMisHijosNoTeMetas | Fuente: Andina

Las alianzas de Fuerza Popular

Martin González Escobar, docente de Realidad Nacional de la Universidad de Lima, indicó que dentro del fujimorismo existe una crisis de liderazgo y, en ese contexto, se atribuirán responsabilidades por la derrota política que han sufrido.

En este escenario de crisis interna, González Escobar considera que Fuerza Popular, si decide postular, aprovechará la oportunidad para presentar a sus afiliados más jóvenes. Indicó que dentro del partido el congresista Luis Galarreta ha tenido la responsabilidad de prepararlos.

Carlos Ugo Santander, doctor en Ciencia Política, manifestó que el reclutamiento de candidatos dentro de Fuerza Popular ha sido muy heterogéneo. En ese sentido, considera que sus candidatos serían cuadros intermedios, asesores y empresarios.

Asimismo, Santander señaló que, en el último año, Fuerza Popular ha puesto énfasis en su discurso más conservador y ha fortalecido alianzas con movimientos como el de ‘Con mis hijos no te metas’. En ese sentido- indicó-buscará imponer su agenda conservadora de cara al 2020 y principalmente al 2021.

“Otros socios que lo apoyan es el sector informal de empresarios, cierta clase media, el segmento socioeconómico D que ha sido importante en la definición de la elección de muchos candidatos para el Congreso. El segmento D es muy disputado, por [César] Acuña, por la izquierda, por el fujimorismo y otros actores. Es el que define las elecciones”, evaluó Santander.

González Escobar dijo que los congresistas que salgan electos en enero del 2020 tendrán quince meses para poder reestructurar el Congreso, que en los últimos meses ha mostrado-a su parecer- claras disfuncionalidades.

“Quince meses alcanzan para cambiar el Congreso, pensando en el que funcionará en el 2021-2026”, manifestó y añadió que la reforma debe alcanzar a la comisión de Ética y la comisión de levantamiento de inmunidad.

Fuerza Popular todavía no determina si postularán en estas congresales del 2020. | Fuente: Andina


¿Qué opinas?