Manuel Merino
El presidente Martín Vizcarra acusó a Manuel Merino de "conspiración" por tratar de involucrar a altos mandos militares en su proceso de vacancia. | Fuente: Congreso de la República

La bancada de Frente Amplio presentó una moción de censura contra el presidente del Congreso, Manuel Merino, luego de que se revelara que se comunicó telefónicamente con los altos mandos de las Fuerzas Armadas poco antes de que se presentara una moción de vacancia contra el presidente Martín Vizcarra.

En el documento, los legisladores del grupo cuestionaron que el titular del Parlamento procediera a suspender la agenda del Pleno el pasado 10 y dar prioridad indebidamente a la escucha de los audios que dio a conocer Edgar Alarcón, quien preside la Comisión de Fiscalización, violando flagrantemente el procedimiento parlamentario para su valoración en el marco de la investigación sobre los procesos de contratación de Ricardo Cisneros Carbadillo por el Ministerio de Cultura.

"Los funestos sucesos posteriores de los que el país ha tomado conocimiento, en los que ha tenido participación el presidente del Congreso, hacen presumir que el indebido tratamiento de los audios en la sesión del 10 de septiembre fue deliberadamente intencional para precipitar una crisis política que concluiría con la eventual vacancia presidencial", se indica en la misiva.

La bancada de Frente Amplio refiere también que el viernes 11 se informó que Manuel Merino había tomado contacto indebido con mandos de las Fuerzas Armadas. "En realidad la comunicación con el comandante general de la Marina y los intentos infructuosos de hacerlo con el presidente del Comando Conjunto, tuvo por finalidad solicitar el apoyo de las Fuerzas Armadas ante su inminente asunción como presidente de la República; lo que estaba implícito en la extraña invocación que hizo a las Fuerzas Armadas en la sesión del pleno, la noche del jueves 10 de septiembre", sostuvo.

En esa línea, la bancada de izquierda remarcó que estos hechos muestran que las motivaciones para promover la vacancia no era conocer la verdad, sino el interés personal de Manuel Merino para asumir la Presidencia de la República.

"El comportamiento del presidente del Congreso de la República revela una evidente contravención al debido proceso en las investigaciones parlamentarias, un aprovechamiento del cargo, así como el intento de inducción a error a los demás Congresistas de la República por no trasparentar las verdaderas motivaciones por las cuales se cambió la agenda del pleno del día 10 de septiembre, para impulsar la vacancia presidencial poniendo en cuestión el mandato constitucional, el equilibrio de poderes, el orden democrático y la institucionalidad del parlamento, comprometiendo a las Fuerzas Armadas pese a sus carácter no deliberativo", finaliza el documento, que tiene la firma de 6 legisladores de la bancada.